lunes, 19 de julio de 2010

Un yang para Julieta

Dancemos en círculos mientras ocurre el final impostergable, los granos de arena han concluido el recorrido perpetuo y vos y yo seremos sospechosos del desequilibrio cósmico.

Plazos vencidos para una historia renuente a morir, y pese a lo trágico que pudiera parecer el desenlace shakespiriano , el suicidio de Julieta no ha sido necesario.
Gracias, pues tu existencia ha revelado el yang que me hacía falta, y mientras se renueve la energía del universo entero yo cantaré para ti, por el resto de la eternidad.

Algún día, en algún agujero de gusano, el gato aparecerá para retarnos nuevamente entre tanto, vos y yo apretaremos juntos el gatillo para descubrir el contenido de la caja del suicidio cuántico.

Por ahora, plácidamente culpables de los crímenes confesos, caminaremos en mundos paralelos: suspirándonos el uno al otro.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Un pensamiento ubicado en el estante de las cosas olvidadas, ahí donde depositas sueños, anhelos y todas las cosas que muchas veces quieres ver hechas realidad, o tal vez algo fugaz que sentiste pero sin darle la debida prioridad, como quiera que sea hoy quiero que analices ese estante y tomes eso que dejaste pendiente para usarlo algún día y soñar, tal vez el jugar bajo la lluvia, o el sonreír al ver el atardecer más bello nunca antes imaginado. Hoy quiero hacerte ver la vida de una forma diferente, para esto tendrás que cerrar tus ojos e imaginar lo inconcebible, lo inimaginable y trascender a un mundo diferente al que conoces, esta vez veremos más allá de lo que nuestros ojos físicos nos permiten ver. http://osdreams.tumblr.com/

escribes muy bien, a mi tambien me gusta saludos

Samuelósteles dijo...

*

- Tengo un 2.
- Yo no tengo ganas de jugar…
- Ándale, sólo esta vez.
- Pero siempre pierdo.
- Pero si fui yo quien apostó su resto - miente.
Ambas manos resultarían en un empate, pero ellos tenían demasiada soledad adentro.

*