martes, 26 de octubre de 2010

Ausencias

“‘Fue’: así se llama el rechinar de dientes y la más solitaria tribulación de la voluntad. Impotente contra lo que está hecho - es la voluntad un malvado espectador para todo lo pasado.
…Que el tiempo no camine hacia atrás es su secreta rabia. ‘Lo que fue, fue’ - así se llama la piedra que ella no puede remover. “Fragmento de Así hablaba Zaratustra

>>15 segundos es el aproximado de una ausencia; esa súbita y espontanea alteración temporal de la función cerebral.

Durante el día puedes sufrir más de una; esas pequeñas intermitencias entre el limbo teológico y el éter griego.

Sin afan de otorgar sentencias podríamos interrogar a la nostalgia, quien probablemente culparia de todo a la memoria, y sin embargo no será dificil encontrar los crimenes blancos de aquel gato que mandó a cortar nuestras cabezas y aún sonríe mientras la mirada se pierde en algún punto de fuga.

Al final, ¿de qué pueden servir las confesiones absurdas y obvias si aún no logras comprender el acertijo del perfecto caminar de un reloj descompuesto?

2 comentarios:

Samuelósteles dijo...

15 segundos??

Pues conozco gente - y me incluyo - que vive como ausentes mucho tiempo, casi toda una vida.

Igual, qué gusto leerte

Enigmática, como siempre, haciéndote la loca, como un reloj descompuesto que sabe bien en qué segundo exacto tiene programa la alarma que dice "hey, despierta"


Me gusta leerte, siempre me dejas pensando...


Un abrazo y muchas bendiciones



:)

Samuelósteles dijo...

Pa' la madre,

cada vez me como más letras


pero bueno, todo con buenas intenciones... y aunque no jajajajajajaja